Consejos

Formas simples para impresionar a un profesor

Publicado el:: 17-05-2018

Acá te presentamos 3 maneras simples de impresionar a un profesor, y no te estamos diciendo que sean infalibles para todos, pero no te va a hacer mal intentarlo

Formas simples para impresionar a un profesor
No todos los profesores son igualmente abiertos al trato: algunos son más expresivos, otros más reservados; algunos se conforman con poco mientras que otros tienen expectativas tan altas que parece que ningún estudiante es lo suficientemente bueno para él. Pero todos, sin importar su manera de ser, están atentos a varias señales durante la clase. Participa en la clase.

Sí, tan fácil como abrir la boca y decir algo. Participa en la clase haciendo preguntas o dando tu opinión sobre algún tema. El miedo secreto de todo profesor es que los alumnos sean indiferentes hacia su materia. Hacer preguntas es probablemente la forma más clara de demostrarle que estás interesado; y aunque no te lo agradezca explícitamente, en el fondo lo apreciará.

Llegá en hora.
Sí, esto puede parecer difícil, sobre todo si la clase es temprano en la mañana o en seguida de salir de la oficina, pero hacé el esfuerzo. Quizás no te sume puntos estar en tu lugar cuando el profesor entra al salón, pero definitivamente te resta puntos llegar tarde e interrumpirlo cuando ya están la mayoría de tus compañeros adentro y él ya empezó a dictar la clase. Sobre todo si lo haces seguido durante el ciclo. Trata de evitarlo a toda costa.

Nada de gadgets.
Hay profesores más permisivos que otros en cuanto a la posibilidad de usar tu celular en clase, pero de todas formas no es una buena idea pasarte las 2 horas de clase con la mirada puesta en una pantalla. Siempre hay algo para chequear en facebook y algún mail que responder, pero tratá de dejarlos para el recreo. Desde el otro lado se nota cuándo estás prestando atención y cuándo no.

Como ves, nada difícil ni extraño. Pero en una sociedad cada vez más permisiva hacia las faltas y los celulares, en un mundo en el que llegar tarde está dejando de ser una excepción para pasar a ser una costumbre, hacer las cosas “a la antigua” es una manera muy simple y muy fácil para impresionar.