Consejos para estudiar un examen a última hora

Publicado el:: 18-06-2018

Se acerca el momento de los exámenes. ¿Está todo perdido? ¿Hay alguna solución de emergencia para estudiar un examen a última hora?

Consejos para estudiar un examen a última hora
La situación es crítica, pero con estos consejos podrás aprovechar completamente el tiempo que te queda y alcanzar el aprobado de tu examen a última hora.

Debes priorizar y seleccionar las partes más importantes y desecha lo que consideres secundario; solo si te sobra tiempo, rescata también lo que pienses que no va a caer o que tiene una menor relevancia.

Estudiar con calma. Aunque estés nervioso, es importante estudiar con tranquilidad, porque la asimilación de conceptos lleva un tiempo y por mucha prisa que tengamos no se va a reducir.

Controlar tu tiempo. Es posible que los temas más importantes que has seleccionado sean de distinta profundidad y complejidad y corres el riesgo de atascarte en el estudio de uno de ellos y quedarte sin tiempo para los demás. Para evitar esto es bueno marcar un tiempo máximo para estudiar cada tema, y respetarlo.

Siempre hay que tener una actitud y persamiento postivio. No te desesperes, evita mirar el reloj insistentemente y pensar que todo va a ir mal. Angustiarte no te va a ayudar en nada, y te quitará tiempo y atención en el estudio, que es lo principal.

Usa las técnicas mnemotécnicas. Tienes que rentabilizar al máximo el tiempo del que dispones, el uso de este tipo de técnicas te permitirá memorizar con más rapidez. Puedes aprender más sobre reglas mnemotécnicas en nuestro blog: no te llevará mucho tiempo y seguro que les sacarás provecho.

Descansar bien es importante. Típico de estudiar a última hora es quedarse durante toda la noche apurando el tiempo. Puede parecerte una buena idea, pero hacer un examen sin dormir mermará tus facultades. Es verdad que te has pasado las vacaciones sin dar ni golpe y durmiendo hasta mediodía, pero ahora no vas a conseguir revertir el pasado. Encuentra un cierto equilibrio entre estudiar de noche y descansar un número mínimo de horas.

Confía en ti. Puede que cuando te enfrentes al libro y los apuntes creas que no sabes nada, pero a menudo tienes más conocimientos y recursos de los que crees. Es probable que en el examen consigas rendir al cien por cien, así que confía en ti… y si no, ¡en la suerte!