Consejos

Consejos básicos para hablar mejor en público

Publicado el:: 07-06-2018

Siempre estamos formándonos como profesionales y una vez egresadas de nuestra casa de estudios, no solo debemos tener el conocimiento teórico y meramente práctico que nos exige la carrera, sino también de desenvolvernos con naturalidad.

Consejos básicos para hablar mejor en público

Que seamos conscientes de lo que hacemos es tan importante como nuestra habilidad de convencimiento, de probar que es así y que podemos ser líderes.

El poder que tiene la buena oratoria, el peso de la palabra hablada desde el tono de voz utilizado hasta las pausas que son determinantes.

En la universidad tratemos de desarrollar nuestra expresión oral y ampliar el léxico. Quizás dominarla sea para muchas más difícil que aprender cursos de la carrera, pero para todas las profesiones es importarte hacerle frente a un público o una sola persona con propiedad.

Controlar los nervios y la vergüenza
Puede que el problema sea que no estamos acostumbrados a hablar delante de mucha gente y sentimos vergüenza. Es primordial intentar disipar todo nerviosismo, ya que tus argumentos en debates universitarios perderán fuerza si la gente nota que no estás segura de lo que dices.

Ensaya tus argumentos primero delante de personas conocidas y pídeles su sincera opinión respecto a tu oratoria y tu capacidad para haberlos convencido. Intenta mejorar con respecto a lo que te digan.

La voz, los gestos y la postura
Estos elementos dirán mucho de ti a tus iespectadores y, por tanto, hay que saber expresarse físicamente. Tu voz tiene que ser clara y alta para mostrar que estás convencida de lo que dices.

Hay que vocalizar sin hablar demasiado deprisa para que se te entienda bien. También es importante controlar la postura, que debe ser erguida pero no demasiado rígida, es decir, que muestre firmeza pero por otro lado que se vea que estás relajado.

La estructura del buen mensaje
Tus argumentos tienen que tener coherencia. Para ello trata de emplear un vocabulario variado y acorde con el tema. No uses frases sueltas, trata de hilarlas con normalidad. Tu intervención tiene que estar cargada de ritmo, sin pausas en las que no sepas qué contestar. Prepara previamente todas tus razones a favor o en contra del tema.

Trata de tener una guía tu intervención: Primero un breve comentario acerca del tema, luego opinar acerca de lo que han comentado los otros para después pasar a aportar tus propios argumentos, cerrando si es posible con una frase impactante.