¿Qué hago si no me gusta la carrera que he elegido?

Publicado el:: 13-12-2017

Siempre podemos contar con un plan B.

¿Qué hago si no me gusta la carrera que he elegido?

Un cambio de carrera es más normal de lo que piensas. Siendo tan jóvenes, tenemos que decidir qué hacer con nuestra vida hasta el día que nos jubilemos. Es una decisión difícil, pero siempre podemos contar con un plan B.

Según el  estudio realizado por Penta Analytics, casi el 30% de ingresantes a universidades privadas abandona su carrera en el primer año, esto se debe a diferentes motivos, uno de ellos es las dudas vocacionales.

Asimismo, la cifra aumenta a 48% si se contabiliza con los alumnos que no terminan su carrera.

Muchas veces se tiene que tomar esta decisión por la tradición, todos los que terminan el colegio deben ir a la universidad el año siguiente, o por imposición familiar, ¿cómo tus padres le explicaran a tu familia que no estás haciendo nada?, también contamos con que es difícil ver a tus amigos encaminados estudiando, conociendo gente nueva y tú quieres ser pate de eso.

Muchos jóvenes, al decepcionarse de la carrera simplemente piensan en frases como “Que voy a hacer, si ya estoy aquí” “Ya es muy tarde” “Mis papás me van a matar” “Como le digo a todos que me cambié de carrera”

No te quedes con la duda de qué hubiera pasado si hubieras parado y empezado de nuevo con algo que te apasiona y te hará feliz.

 

Apostemos a ganador, si tienes pensado cambiarte de carrera, tienes que tener en cuenta los siguientes puntos:

 

Seguridad: no podemos volver a fallar. Cuestiónate si estás seguro de la nueva carrera que ha escogido. Aquí algunas opciones.

Test vocacionales.

Asistir a charlas vivenciales.

Leer la malla curricular.

En dónde podrías trabajar.

Preguntar a algún conocido sobre la carrera.

 

Infórmate:

Si aún no estás seguro, puedes visitar páginas de estadísticas o proyecciones: ¿Qué estudian los egresados con mejores sueldos en el Perú? O Cinco trabajos que desaparecerán en menos de diez años o cualquier otro de los muchos que encontramos en internet para que nos ayuden a orientarnos, pero básicamente la decisión debemos tomarla meditándola bien y siendo sinceros con nosotros mismos.

 

Papeleo: Lo mejor que puedes hacer es acercarte a la facultad que desees y pedir información y asesoramiento. Una vez que tengamos claros todos los requisitos, veremos cuáles cumplimos y cuáles no y qué podemos hacer para conseguirlos.

 

Familia: Esta probablemente parezca la parte más sencilla, pero sabemos que es la más difícil. Decirles a nuestros padres o tutor, que vamos a cambiarnos de carrera, que nos va mal en la universidad, que no son felices con los que estudiamos, será complicado. Por ello, antes de conversar con ellos haz una lista mental donde estén los puntos más importantes a mencionar, así podrás decir que lo debes y sientes. Será sencillo si hablamos con sinceridad y amor. Deben sentirte seguro y decidido, no queremos que crean que es un capricho.

 

Hoy en día, todos nos dicen que encontrar trabajo es lo más importante, qué debemos estudiar carreras con futuro y que acabemos la universidad siendo muy jóvenes porque así tenemos más oportunidades y puede que todo eso sea cierto, pero no olvides que lo más importante es luchar por lo que queremos. Entre tener dinero y dedicarnos a lo que nos apasiona y tener mucho dinero y odiar nuestro trabajo, la elección debería estar clara.


¡Regístrate para recibir nuestro boletín con noticias sobre orientación vocacional, proyección laboral y más!