¿Cuándo es el momento correcto para renunciar a tu empleo?

Publicado el:: 25-06-2018

¿Quizá en estos momentos estás preguntándote si es tiempo de renunciar a tu empleo? Tranquilo, no eres el único.

¿Cuándo es el momento correcto para renunciar a tu empleo?
Muchas veces sentimos esa necesidad de escapar es resultado de un problema repentino. Aunque renunciar al trabajo no debe ser una decisión que se toma apresuradamente, pues puede generar un gran impacto en tu vida.

Considera si pasas por las siguientes situaciones y date cuenta si, acaso, es momento de renunciar y buscar nuevas oportunidades.

Te sientes aburrido
Si tienes un trabajo muy estresante y provoca en ti dolores de cabeza y espalda, e insomnio, debes considerar dejar tu trabajo ya. El estrés laboral puede conducirte a cuadros de salud más severos como problemas del corazón o psiquiátricos. Pon tu salud primero.

Tienes un mal jefe
Tu jefe, por una razón desconocida, te ha quitado varias de tus responsabilidades. Te trata como si fueras invisible y no te incluye en reuniones importantes. Estas acciones pueden parecer de poco significado, pero pueden ser señales de que ya no te quiere en la empresa.

Ya no hay oportunidades de crecimiento
Cuando comenzaste a trabajar en esa empresa pudiste haber sido un principiante, pero ya han pasado varios años, has ganado experiencia y ya no eres el mismo principiante de entonces, sino un profesional que conoce el negocio al revés y al derecho. Si encuentras que estás sobre calificado para tu posición actual y no hay lugar para ascender, probablemente es tiempo de renunciar y buscar otro empleo.

Has recibido una oferta para un mejor empleo
Tienes el mismo salario por mucho tiempo y luego de negociar un aumento del mismo no has tenido éxito, quizá sea tiempo de decir adiós. Si bien es cierto que es difícil dejar un trabajo que disfrutas, si necesitas ganar más dinero, no queda otra opción que buscar y aceptar otra propuesta laboral.

El trabajo interfiere con tus responsabilidades familiares
Como muchas personas, tú también puedes tener problemas con el balance entre tu vida laboral y tu vida familiar. Si no puedes manejar esa situación, toma un descanso en el trabajo para analizar qué harás. Antes de pensar en renunciar, podrías pedir trabajar desde casa o pedir vacaciones para pensar mejor el tema. Si el problema persiste, al parecer no tienes otra salida.