Proyección Laboral

¿Estudiar ó trabajar o ambas?

Publicado el:: 15-05-2018

Llega un momento en la etapa universitaria que los jóvenes, por necesidad o buscar independencia económica se encuentran con el dilema de seguir estudiando o no.

¿Estudiar ó trabajar o ambas?
Existen otros casos, que por el hecho de tener que trabajar se va alargando la estadia en la universidad y cada vez es más difícil terminarlos.

También, hay personas que luego de dejar los estudios superiores por unos años, deciden iniciar nuevamente su carrera, pero la época de estudiante quedo muy atrás, la falta de practica sumado a tener que trabajar y estudiar es un gran desafío que cuesta remontar.

Los especialistas en estos temas señalan que, la permanente capacitación laboral es una buena carta de presentación al momento de terminar los estudios y buscar trabajo. Fundamentalmente, si el estudiante se focaliza en aquello que está necesitando para el tipo de trabajo al que apunta conseguir una vez terminados sus estudios.

Las preguntas que con mayor frecuencia se hacen los estudiantes que inician una carrera son:
¿Qué es mejor, ¿Estudiar o Estudiar y Trabajar?
¿Se pueden hacer bien ambas cosas?
Trabajar, ¿Es bueno para el estudio?

De casa a la oficina, de la oficina a la universidad
Existe una metáfora muy extendida entre los investigadores de educación: «Antes los estudios universitarios eran un trampolín, porque servían para tomar impulso y tirarse a lo más profundo de la pileta, es decir, acceder en mejores condiciones al mundo del trabajo. Hoy los estudios constituyen un paracaídas, pues apenas amortiguan los golpes de una caída.

Puntos claves a tener en cuenta:
  • En este nuevo siglo las posibilidades de trabajo dependen del conocimiento, la capacidad de creatividad e innovación.
  • La incorporación de la informática y la automatización en todos los ámbitos laborales va aumentando, a un ritmo muy superior a las posibilidades de adaptación de las estructuras educativas y sociales.
  • Debe pensar en capacitarse constantemente, orientar lo que se aprenda a las necesidades específicas del puesto que se desea ocupar, estudiar cuáles serán las necesidades de la empresa a corto, mediano y largo plazo y compatibilizar dichos requerimientos con el deseo y el potencial individual es el único camino para el logro de los objetivos.
  • La mayoría de las personas al momento de elegir la capacitación, se olvida del vínculo concreto que debe existir con las habilidades requeridas para el puesto laboral pretendido.
  • Al punto anterior se le agrega el grave problema que, la formación profesional en cualquier país tiene muy poca vinculación con el trabajo concreto que requiere la industria y el comercio.